Nebulosa Roseta

La Nebulosa Roseta se encuentra situada en la constelación de Unicornio Monoceros, es una región H II circular y de gran tamaño, situada en la banda de la Vía Láctea. La nebulosa ésta estrechamente vinculada con el cúmulo abierto NGC 2244 ya que en virtud de las estrellas del cúmulo se ha formado la materia que da forma y apariencia a dicha nebulosa.

Tanto la nebulosa como el cúmulo se encuentran a una distancia aproximada de 5200 años luz, aunque los cálculos pueden variar entre los 4900 y los 5200 años luz, mide en torno a 130 años luz de diámetro, la masa de la nebulosa Roseta se estima en 10.000 masa solares, de las cuales las estrellas más jóvenes excitan los átomos haciendo que emitan radiación que es la causante del brillo de la nebulosa.

Nebulosa Roseta

Gracias a una imagen obtenida por el Observatorio de rayos X Chandra en el año 2001 los científicos han podido observar la zona central de la nebulosa, donde se encuentran las estrellas más jóvenes y calientes que son causantes de una gran cantidad de emisión de rayos X y de gases a una temperatura superior a 6 millones de grados Kelvin, se especula que el viento estelar de un grupo de estrellas del tipo O y B ejerce una presión sobre la nube que esta causante de la compresión y la generación de nuevas estrellas.

Nebulosa Roseta

NGC 2244 es un cumulo abierto conocido también por el nombre de Caldwell 50, se encuentra localizado dentro de la nebulosa Roseta en la constelación del Unicornio. Este cúmulo se encuentra a 4900 años luz de distancia de nuestro planeta y mide 50 años luz de ancho aproximadamente, para los aficionados a la astronomía es posible verlo con unos binoculares o mediante pequeños telescopios apuntados hacia la constelación del Unicornio.

Nebulosa Roseta

Caldwell 50 cuenta con numerosas estrellas del tipo espectral 0, este tipo de estrellas son súper calientes y generan grandes cantidades de viento estelar y una gran radiación, dichas estrellas se formaron hace tan solo cuatro millones de años a partir de gases circundantes, la luz y el viento que emiten son los que definen la apariencia de la Nebulosa Roseta.

Cumulo abierto NGC 2244

La luz que provoca la alta energía de las jóvenes estrellas ioniza las nubes de hidrógeno que es lo que le da la apariencia a la nebulosa Roseta en tonos rojizos. Como dije anteriormente, el cúmulo es sencillo de observar con un pequeño telescopio, sin embargo la nebulosa es más difícil de poder ser detectada visualmente, para ello es necesario un telescopio con un bajo aumento, un cielo oscuro lejos de la polución luminosa que generan las grandes ciudades, el color rojo no se detecta visualmente, aunque sí en las imágenes fotográficas, este típico color rojo de las nebulosas es producido por la emisión de los átomos de hidrógeno a través del fenómeno conocido como fluorescencia.

Comentarios