Nebulosa Medusa


La Nebulosa Medusa, también llamada Abell 21 por el astrónomo estadounidense George O. Abell, quien la encontró en 1955, se encuentra en la constelación de Géminis y es de unos 4 años luz de diámetro.
Al principio, los astrónomos pensaron que tal vez podría ser restos de una explosión de supernova, pero las mediciones de gas en la década de 1970 mostró que en realidad proviene de una estrella moribunda.

Nebulosa Medusa
Nueva imagen captada por el Observatorio Europeo Austral (ESO).

La Nebulosa Medusa  muestra el destino de una estrella moribunda, similar a lo que va a acontecer con nuestro Sol en unos pocos millones de años. La colorida exhibición de gas a unos 1.500 años-luz de la Tierra está sucediendo porque una estrella en el centro de la nebulosa arroja sus capas exteriores hacia el espacio. El gas se mantendrá por unos pocos miles de años hasta que se aleje, dejando tras de sí un remanente frío de la estrella, llamado enana blanca.

Nebulosa Medusa

También se conoce como Sharpless 2-274, Medusa a pesar de su tamaño, es extremadamente débil y difícil de observar. Los filamentos serpentinos de gas con el resplandor rojizo del hidrógeno y verde, del oxígeno bautizan a esta nebulosa con el nombre de la “gorgona Medusa“, criatura de la mitología griega que tenía serpientes en lugar de cabellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario